0 4 mins 2 meses

Hace 20 años EE.UU. decidió iniciar en Afganistán una guerra contra el terrorismo. Hoy los talibanes a los que derrocaron en aquel momento están de regreso en Kabul y los afganos están de nueva cuenta a su suerte. Un conflicto complejo de comprender, por ello te traemos las claves de este conflicto y de lo que está sucediendo en Afganistán.

Al inicio de esta guerra fue después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 organizados por Osama bin Laden. A lo largo de estos 20 años EE.UU. aumentó y disminuyó el número de tropas en Afganistán, en función de la situación en el terreno. Lo cierto es que los talibanes, grupo que surgió en medio de la guerra civil que se desató en Afganistán tras el retiro de tropas soviéticas en 1989, nunca desaparecieron.

Este grupo se enfrentó a las fuerzas afganas arrebatándoles territorios y manteniendo su presencia en distintos puntos del país. No obstante, las tropas estadounidenses y de la coalición lograron, hasta cierto punto, contenerlos. En 2014 cuando las tropas de la OTAN abandonaron la misión de combate, estos grupos talibanes aprovecharon y se fortalecieron.

Diferentes presidentes en EE.UU. y han prometido poner fin a la guerra en Afganistán. El único ha sido el presidente Joe Biden, quien anunció un retiro gradual que terminaría el 30 de agosto.

Esta última semana ha sido clave en el conflicto, las capitales provinciales afganas fueron cayendo a manos de los talibanes, prácticamente sin resistencia por parte de las tropas afganas. Con la partida este domingo del presidente Ashraf Ghani Ahmadzai la suerte está echada.

Los talibanes están negociando la transferencia del poder con miras a crear un emirato islámico. Los afganos que saben lo que ha sido vivir bajo un régimen que impone la versión más estricta de la ley islámica están huyendo por miles sabiendo que esta vez nadie va a venir a rescatarlos.

Tropas estadounidenses participantes el conflicto en Afganistán | Foto: Australian Institute of International Affairs

Biden cedió ante la presión de quienes llamaban a poner fin a la que guerra más larga de EE.UU., una guerra, además, muy costosa. Se estima que en conjunto con la de Irak esto ha sido de 2 billones de dólares, eso sin contar las más de 3 mil 500 vidas perdidas de soldados de la coalición en Afganistán desde 2001. De estas vidas dos terceras partes eran de estadounidenses, sin embargo, el gobierno de EE.UU. insiste en que la misión se cumplió y que fue un éxito.

Para diversos expertos lo que está pasando en ese país es la evidencia del fracaso absoluto de EE.UU. en Afganistán, un fracaso lento, largo y muy doloroso. Hay quien incluso está comparando las imágenes recientemente vistas desde Kabul con la Caída de Saigón en Vietnam en 1975.

Aunque los funcionarios del gobierno de Baién rechazan esta comparación, por ahora los grandes perdedores son los afganos abandonados a su suerte. Desde julio y en lo que va de agosto al menos 1000 civiles han muerto por la ofensiva talibán según cifras de naciones unidas y más de 250.000 personas han huido desde mayo de sus hogares.

Fuente: https://www.notaantropologica.com/