0 2 mins 2 meses

Lo  consideran como parte de su democracia y lo protegen

Por: Amaro Rodríguez S.

Hechos luctuosos protagonizados por personas mayores fuera de control emocional, culminan con la pérdida de vidas de inocentes  personas de todas las edades, víctimas de proyectiles disparados con  armas de fuego adquiridas legalmente en diferentes  centros comerciales donde se venden una gama de mortíferas armas.

Los episódicos casos de tiroteos  con la pérdida de vidas, motiva a las autoridades federales y a representantes del Congreso tratar de contener la venta de armas en forma indiscriminada,  generándose algunas enmiendas federales  para revertir este derecho de los ciudadanos para  adquirir armas para su protección, avalado por la Constitución.

El uso de las armas es un derecho de los estadounidenses, para proteger sus vidas,  sus propiedades y poder disparar a personas quienes sin autorización ingresa a una propiedad privada ajena y su legislación lo ampara en estos casos.

Son millones de armas en manos de particulares porque leyes  vigentes lo protegen, pero  se teme que por razones  de índole política, de credo religioso, los ciudadanos azuzados por intereses desestabilizadores, atenten contra la democracia, se produzca brotes de enfrentamientos armados con riesgo a escalar  a una guerra civil aún focalizada, pero muy peligrosa, según mi  aventurada opinión.