0 5 mins 2 meses

Según un estudio de Dove, ellas comienzan a usar filtros o aplicaciones desde los 12 años en promedio. Las partes de su cuerpo que más buscan cambiar son el rostro y los pómulos.

Perú, agosto de 2021.- El informe “Detrás del filtro 2021” de Dove revela que 8 de cada 10 niñas peruanas entre 10 y 17 años ha intentado ocultar o cambiar su apariencia mediante filtros u aplicaciones antes de publicar una foto de cuerpo entero o selfis.

Este estudio, que tiene el objetivo de promover una belleza sin distorsión digital, evidencia la problemática de autoestima en las menores de edad mostrando una realidad que no es en redes sociales. En el rango de 14 a 17 años, el 66% de ellas se preocupa por cómo lucen antes de colgar una foto; mientras que, entre 10 a 13, la preocupación se reduce al 45%.

Mientras más van creciendo, tienden a ser más críticas consigo mismas a la hora de subir contenido a sus redes sociales. Las partes que más se modifican son el rostro (55%) y los pómulos (43%), seguido por la barriga (37%) y el cabello (34%).

Por otro lado, el 22% no se siente atractiva cuando publican una fotografía que no recibe muchos “me gusta”. Esto da lugar a una percepción de imperfección durante su desarrollo y les hace sentir que no encajan en el mundo virtual.

El proyecto de autoestima Dove busca revertir ese efecto que está dañando la autoestima de las menores. A través de su mensaje “Belleza eres tú. Belleza sin filtros”, la marca muestra el impacto negativo de la distorsión de la apariencia para cumplir con estándares poco realistas, por lo que también espera generar un cambio en las jóvenes para que se sientan orgullosas de cómo lucen sin filtros.

A nivel mundial, 8 de cada 10 niñas con baja autoestima no participan en actividades fundamentales, como interactuar con seres queridos, compartir su opinión o, inclusive, evitan salir de casa porque no se sienten bien por la forma en la que se ven.

Si bien la conectividad y uso de plataformas digitales en toda generación se vuelve muy relevante, es importante también estar atento frente aquello que pueda influir de manera errónea en la autoestima de nuestros niños y adolescentes. Desde hace 17 años, en Dove trabajamos en derribar estereotipos de belleza siendo una de las marcas pioneras en el mercado en construir marcas con propósito, mostrando una belleza inclusiva, diversa que refuercen el autoestima y confianza. Como compañía reforzamos nuestro compromiso de hacer el bien y no solo menos daño en cada una de las geografías en donde operamos, señaló Carla Bisbal, gerente de marketing de Unilever Perú.

El estudio también indica que el 24% de las niñas creen que sus padres no comprenden la presión de verse perfectas en las redes sociales, y al 85% le gustaría que le enseñen a valorar las diferencias con los demás en la escuela. Por ello, los padres de familia, organizaciones juveniles, entre otros, deben instruirse para saber cómo ayudarlas a fortalecer su autoestima y buscar programas de apoyo.

A través de este programa de autoestima, Dove ha lanzado una plataforma que incluye guías, artículos, talleres para el fomento de la confianza y actividades para mentores y líderes juveniles (dove.com/confianza), con el objetivo de que las próximas generaciones crezcan disfrutando de una relación positiva con la forma en que se ven, sin distorsión digital.

Las herramientas disponibles ayudan a tocar temas relacionados a comprender los efectos de las redes sociales, apoyar a los padres a reconocer los desafíos que enfrentan los jóvenes en línea, así como fomentar la conversación y brindar consejos sobre cómo hacer de las redes sociales plataformas más saludables para los usuarios jóvenes.

Fuentes: Estudio Behind the filter, Apoyo Comunicación. Mayo 2021; y Dove Global Girls Beauty & Confidence Report. 2017